viernes, 31 de diciembre de 2010

jueves, 9 de diciembre de 2010

You'd die to heal

I've got another confession to make
I'm your fool
Everyone's got their chains to break
Holdin' you

Were you born to resist, or be abused?

Is someone getting the best
The best, the best, the best of you?
Is someone getting the best
The best, the best, the best of you?

Or are you gone and onto someone new?

I needed somewhere to hang my head
Without your noose
You gave me something that I didn't have
But had no use
I was too weak to give in
Too strong to lose

My heart is under arrest again
But I'll break loose
My head is giving me life or death
But I can't choose
I swear I'll never give in
I refuse

Is someone getting the best
The best, the best, the best of you?
Is someone getting the best
The best, the best, the best of you?

Has someone taken your faith?
It's real, the pain you feel
You trust, you must confess

Is someone getting the best
The best, the best, the best of you?

Has someone taken your faith?
It's real, the pain you feel
The life, the love
You'd die to heal
The hope that starts
The broken hearts
You trust, you must confess


Is someone getting the best
The best, the best, the best of you?
Is someone getting the best
The best, the best, the best of you?

I've got another confession my friend
I'm no fool
I'm getting tired of starting again
Somewhere new

Were you born to resist, or be abused?
I swear I'll never give in, I refuse

Is someone getting the best
The best, the best, the best of you?
Is someone getting the best
The best, the best, the best of you?
Has someone taken your faith?
It's real, the pain you feel

You trust, you must confess

Is someone getting the best
The best, the best, the best of you?

lunes, 29 de noviembre de 2010

Como lo siento yo.




Esta noche tuve miedo. Tuve mucho mucho miedo.
Son las ocho menos cinco y no he dormido, por el miedo irracional a algo que sé racionalmente que no es posible. Tengo miedo de estúpida, tengo miedo de miedosa, de infantil, de pelotuda. Tengo miedo porque alguna debilidad tenía que saltar a la luz.
Esta noche, y hace un tiempo, volví a hablarle. Volví a confiar en él, a entregarme entera, a creer en él.  Sé que cuando le hablo me escucha, me abraza, me tranquiliza. Sé que si no me es suficiente es porque yo soy una miedosa y no por otra cosa.
Me acunó en sus brazos, nunca le pedí que esté para aprobar un exámen. Me acunó en sus brazos y me tranquilizó. Un rato después, mi cabeza seguía a mil.
Es muy importante en mi vida, aunque yo quiera decir lo contrario. Siempre digo que puedo sola, pero la verdad es que jamás hubiera dado ciertos pasos si él no hubiera estado ahí, acompañándome, regalandome el libre albedrío, permitiéndome equivocaciones, alentándome a seguir.
Tratando de atajarme para que no me caiga, tendiéndome la mano si la caída era inminente.
Sería poco sin él. No tendría esta seguridad que tengo, que pocas veces -como esta noche- se quiebra, dando lugar a la pendeja llorona y tonta que ahora me siento.
Sería hidrógeno sin él, él me hace ser agua. Aun si fuera agua estaría estancada, él me hace ser río y correntada, energía y frescura en movimiento, plenitud y profundidad.
Él me completa, me llena, me protege. Él está cada vez que necesito, no importa absolutamente nada más. Está ahora a mi lado, seguramente riéndose de como el miedo no se me va a pesar de estar hablando de él. Él es lluvia cuando lo necesito, y es sol cuando el frio me invade. Es tranquilidad cuando me abruman las cosas, es delirio cuando la cordura es innecesaria.
Él está. Él es. Es verbo. Es carne. Es cuerpo, cuero, energía, es voz, es abrazo, es amor incondicional, es sueño y realidad aplastante. Es el simbolo más hermoso del amor enamorado; enamorado de la vida. Es la vida misma glorificada.

Gracias, Dios. Te necesitaba.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Violentar la paz, el peor de los delitos.

Para ser un país tan joven, Argentina tiene una historia muy brusca, muy violenta, muy extremista.
Pasamos del amor al odio, del exito al fracaso, del miedo a la soberbia en cuestión de minutos.
Tenemos historia de revoluciones, y también tenemos la capacidad de desvirtuar cualquier ideología que se nos presente.
Mahatma Gandhi, un hombre al que personalmente admiro muchísimo porque demostró al mundo que se puede sin poder, que se hace sin violencia, que se cambia el rumbo del mundo sin destrucción de por medio, dijo "No hay caminos para la paz, la paz es el camino." y yo la adopté como frase de cabecera.
La lucha contra la violencia significa mucho para mí. Es mi forma de cambiar al mundo, es mi granito de arena. Es mi forma de pensar en los demás.
Soy partidaria del cambio, de la revolución, de la evolución, de la civilización, de la solidaridad, de la igualdad, de la fraternidad. Para ello, soy ferviente defensora de la educación. De la educación para la libertad.
La lucha para la libertad es otro de mis ideales, pero mi lucha va acompañada de la educación, la responsabilidad, la ética y el libre albedrío. Creo que todas estas características en una persona hacen que sea libre. Libre y justa. Defensora de su libertad y de la libertad de los demas.
Miguel Hernandez no pudo haberlo dicho mejor:

"Para la libertad sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos,
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.
Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,
y entro en los hospitales, y entro en los algodones
como en las azucenas.
Para la libertad me desprendo a balazos
de los que han revolcado su estatua por el lodo.
Y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos,
de mi casa, de todo.
Porque donde unas cuencas vacías amanezcan,
ella pondrá dos piedras de futura mirada
y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan
en la carne talada.
Retoñarán aladas de savia sin otoño
reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
Porque soy como el árbol talado, que retoño:
porque aún tengo la vida."

"AUN TENGO LA VIDA" es una frase que rescato. Luchar hasta el último aliento. Para la libertad.

¿A qué viene todo esto? Bueno, en realidad, me molesté bastante al escuchar el kilombum tremens que pasó en el Colegio Nacional de Formosa. El pendejo "revolucionario" es un chico que lastimosamente -y digo lastimosamente porque de verdad me molestaría que me relacionen con él- lleva como segundo apellido el mío. Y lo hace notar, como si de la oligarquía se tratase.
Fraudes electorales, la razón del revuelo. Eso, y represión policial.
Si, soy de un lugar en donde es normal que la policía abuse de su poder, pero creo que la violencia es fruto de un choque de intolerancias, y esto realmente lo fue.
Soy partidaria del libre albedrío, y no está entre mis ideas el "adoctrinamiento de las masas" sino la educación a las personas. Lo que hace el chiquito este -que se considera del partido obrero (?)- es inducir a sus compañeros -que no agarraron nunca una pala ni un libro y no tienen NI PUTA IDEA de por qué mierda pelean- a actuar de determinada forma, "en contra del sistema", lo que hace la policía es reprimir cualquier sintoma de pensamiento distinto. Tch... Choque de intolerancias.
La revolución verdadera viene de la mano de la razón, no de la fuerza. La revolución comienza con nosotros haciendo bien las cosas antes de exigir a los demás que las hagan bien. La revolución es el sueño puesto en marcha, la ilusión de un mundo mejor comenzando Ya.
La libertad al servicio del sentido común.

UNA REVOLUCIÓN VIOLENTA ES GATOPARDISMO, y necesita violencia para mantenerse. Porque los revolucionarios, igual que los Sicilianos, creen que su ideología es perfecta, y que cualquier adaptación es sintoma de debilidad.
Una revolución verdadera lleva tiempo, pero se introduce en los huesos de los nuevos hombres y mujeres, en el habito, en el caracter, en el alma y logra que el mundo cambie y mejore, evolucione, revolucione.

Amor a la revolución es amor al cambio, al renacer, a la paz. Todos estamos en busca de ese bien absoluto, para eso revolucionamos.
Sepamos que ese bien absoluto no incluye, de ninguna manera, la violencia. Y tiene la capacidad de dialogo. No la perdamos nosotros.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Que nadie te haga pensar que no fuimos los mejores.-

El mundo seguía girando. Ella continuaba tirada en la cama, suspirando largamente y mirando las sombras que se proyectaban en la habitación.
Y el mundo hijo de puta seguía girando. Nunca supo por qué, pero supuso que si algún día se encontraba en el estado en el que ahora se encontraba, todo iba a quedar estático, como una instantánea en donde solo ella iba a moverse de manera que el tiempo que le llevase volver atrás fuera simplemente recordado por ella.
Francisco no llamaba hacía 53 horas. Las tenía contadas, con sus minutos.
Ella desperdiciaba la vida que le quedaba mirando sombras, sintiendo su perfume en el aire, escuchando su voz en la memoria.
Por fin pasó. El lapso interminable dió paso a una voz ronca que preguntaba por ella, que pedía perdón, que susurraba te amo en su oído. Cincuenta y tres horas de suspenso acabaron en un minuto, cuando Francisco suspiraba con la voz contenida, te amo, te amo...
Milagros comenzó nuevamente a llorar.
-Quiero verte,  -susurró la voz del otro lado.-Quiero verte, abrazarte, sentirte. Quiero besar tus labios, Mili.
-¿Querés venir?- preguntó con el corazón en la garganta.
-Estoy en camino.


Se incorporó con una energía renovada, que no sentía hacía mucho tiempo. Se vió a sí misma con miedo, con amor, con orgullo, con ojeras.
Era suficiente. Ese hombre había superado las pruebas, ese hombre de verdad la amaba. Ese hombre era valiente y ahora estaba en camino a encontrarse con ella.
Ese hombre valiente la amaba, y cuánto amaba ella a ese hombre!
Quiso, como deseo, besar sus labios infinitos eternamente y quedar en su alma para no poder morir jamás. Quiso ser luna, quiso ser cielo.
Y como luna se entregó a sus brazos cuando bajó a abrazarla.
¡Cuánto lo amaba y cuánto lo necesitaba! ¡Cuántas noches llorando por él aun sin conocerlo!
Se quedaron en silencio unos instantes. No hacía falta más.
Un abrazo, la noche, Francisco, Milagros.
Ciertas certezas se dan solo una vez en la vida.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Las Ideas no se matan.

No había vuelto a escribir desde hace mucho, pero no crean que no hice los deberes.
Tengo una lista bastante interesante de temas a tratar, pero ninguno me pareció tan conveniente para el día de hoy.

Voy a dejar que esto hable por mí.
On ne tue point les idèes, Domingo Faustino Sarmiento.
Ensayo Sobre la Lucidez, José Saramago.-

Extraño los blog que sigo, gente. Esto es un ponganse las pilas general.
Los quiero.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Serait-ce possible alors?

Mais qui est ce qui m'a dit que toujours tu m'aimais?
Je ne me souviens plus c'était tard dans la nuit,
J'entend encore la voix, mais je ne vois plus les traits
"Il vous aime, c'est secret, lui dites pas que j'vous l'ai dit"
Tu vois quelqu'un m'a dit...

¿Pero quién me ha dicho que todavía me amas?
Ya no me acuerdo, era tarde en la noche
Aún oigo la voz, pero no recuerdo los rasgos
"Te ama, es un secreto, no le digas que te lo he dicho."

Ya ves, alguien me ha dicho que todavía me amas
Realmente me han dicho que todavía me amas
¿Será aún posible?

Coti.

viernes, 15 de octubre de 2010

Janitor of lunacy, recognize the desperate need.-

Hace días, muchos días, que me atacó una especie de desinspiracionitis, no porque no haya encontrado musas en estos días, sino porque, simplemente, las palabras no querían salir, se agolpaban todas en el fondo de mis manos, ninguna quería ser la primera en la fila, el hilo conductor de mi remedio contra la afasia literaria que cada vez se ponía más aguda.
Tenía el corazón en una parte y las letras en otra, completamente distinta. Supongo que fue ese desfasaje emocional lo que me provocó la preocupante crisis.
En unos pocos días -relativamente pocos- experimenté -some kind of- egoísmo, una especie de caprichos que iban en contra de mi voluntad, por unos días me volví muy pendeja. Relativamente.
Y fue en ese lapso que entendí que no está mal ser pendeja de vez en cuando, sobre todo cuando sos pendeja, que la vida tiene un millón de tintes maravillosos cuando se la ve con un millón de cristales distintos, que las estructuras mas fuertes pueden ser las más flexibles, que la seguridad no es siempre lo más deseable.
Descubrí que puedo entregarme a los brazos del azar sin salir gravemente lastimada, que puedo jugar con fuego y aun así salir con vida.
Aprendí que tambien las cosas que se dicen de frente dan lugar a ambigüedades, que la vanidad es un elemento muy hermoso del autoestima, y que no está mal alimentarla de vez en cuando.

Aprendí muchas cosas, recien me vengo a dar cuenta.
Que un anteproyecto de tesis se puede terminar antes de las doce y media para salir con amigos, que la gente cosecha lo que siembra, que todo tiene una razón y un por qué. Como en la teoría del Caos.

Lo sentí muy profundo al tema y al video. Se los comparto.


Janitor of lunacy
Paralyze my infancy
Petrify the empty cradle
Bring hope to them and me

Janitor of tyranny
Testify my vanity
Mortalize my memory
Deceive the Devil's deed

Tolerate my jealousy
Recognize the desperate need

Janitor of lunacy
Identify my destiny
Revive the living dream
Forgive their begging scream

Seal the giving of their seed
Disease the breathing grief

jueves, 23 de septiembre de 2010

La Uruguaya que se ganó el corazón de un blog.

Dice Constanza:
Soy Licenciada en enfermería, hija y amiga; pero me gusta decir a todos que soy escritora. Escribo cuando tengo ganas y tiempo, escribo cuando vuelvo del hospital, o cuando la inspiración me encuentra y yo encuentro lapiz y papel. Todo en mi fisionomía parece decir que soy morocha, que tengo el cabello largo y castaño oscuro y la piel bien ceñida a la cintura.
Me gusta mi forma de ser, sueño con volar y en alguno de mis aterrizajes de urgencia, encontrar al amor de mi vida. Vos que decís, ¿te prendés a este viaje?


La uruguaya vive sola, tiene una rara obsesión con vestir de blanco y queda en Stand by bastante tiempo, pero es buena flaca.

Sale a caminar todas las tardes, cuando no está tan cansada. Le gusta tocar el violín con los ojos cerrados, sacar fotos y hacer postres.
Es una loca linda, una flaca común con algo que la hace muy especial. 

Yo la siento a la uruguaya como parte de mí. Es que puede que sea simplemente un producto mío. Pero la quiero a la Costi.
Habla Frances e Inglés como las mejores, canta despacito todo el día. Le gusta leer, igual que a mí, pero ella adora a los escritores europeos.

Es buena loca, la costi. Casi casi la siento parte de mí.
Y quien sabe si no es un producto mio.

martes, 21 de septiembre de 2010

jueves, 16 de septiembre de 2010

I believe I can fly ♪♫

"Un escritor es, por lo general, la mezcla de varias cosas: de la realidad, de sus fantasmas, de las cosas que crea. También, un escritor es esclavo de sus recuerdos. "

Ya no existen escritores.
Bah, si, los clásicos, los que son grandes y siguen vivos, Gabriel García Marquez, Ernesto Sábato.
El resto, best sellers y gracias, Paulo Coelho, Stephenie Meyer, el resto. Gente que no merece ser nombrada para que nadie los recuerde.
Decía que ya no existen escritores como se decía antes, a la vieja usanza. Esos que tomaban un café en el bar, diciendole "mozo, lo de siempre" y sacan su libretita, prenden un pucho -no fumo, pero hace a la imágen poética del escritor el pucho en la boca- y comienzan a escribir, con el ceño fruncido, tachando y reescribiendo, pasándose la mano por la frente, sonriendo de a ratos, levantando de vez en cuando la mirada para ver si se acerca otro escritor conocido, amigo suyo, a repetir su propia escena.
Así se recuerdan entre ellos, "yo veía a Bioy Casares con el tapado negro, escribiendo siempre en la misma mesa en la esquina del mismo bar; tiempo después, cuando lo conocí, no me animé a contarle ese detalle, que supuse le hubiera parecido obsesivo."
Los escritores de ahora, en cambio, ya no salen a la calle. Se sientan frente a una computadora a escribir autoayuda -que garpa más- y ya no crean historias.
Es tanta la necesidad de "fama ya, la vida es corta" que inclusive nosotros, que practicamos para ser grandes, publicamos todo como nos sale, sin  siquiera usar el corrector de Word.
Filtro nos hace falta, y también embadurnarnos un poco más con la realidad que nos rodea. Y no me refiero a relatar muertes y choques de autos, sino a la simpleza de las cosas simples, a la grandiosidad que se puede otorgar a un simple cartel mal pegado entre Maipú y San Lorenzo.
Gente que escribe y que lee: Creo en ustedes. Creo en mi misma.
San Martin dijo, serás lo que debas ser o no serás nada. Y yo quiero ser escritora.
Salgamos a la calle, acompáñenme en sus ratos libres.

martes, 14 de septiembre de 2010

Labrad, amigos, de piedra y sueño en el Alhambra, un túmulo al poeta.-



Bodas de Sangre
Acto tercero
Cuadro primero
¡Calla! 
Desde aquí yo me iré sola.
¡Vete! ¡Quiero que te vuelvas!
 
¡Calla, digo!
 
Con los dientes,
con las manos, como puedas.
quita de mi cuello honrado
el metal de esta cadena,
dejándome arrinconada
allá en mi casa de tierra.
Y si no quieres matarme
como a víbora pequeña,
pon en mis manos de novia
el cañón de la escopeta.
¡Ay, qué lamento, qué fuego
me sube por la cabeza!
¡Qué vidrios se me clavan en la lengua!
 
Ya dimos el paso; ¡calla!
porque nos persiguen cerca
y te he de llevar conmigo.
 
¡Pero ha de ser a la fuerza!
 
¿A la fuerza? ¿Quién bajó
primero las escaleras?
 
Yo las bajé.
 
¿Quién le puso
al caballo bridas nuevas?
 
Yo misma. Verdad.
 
¿Y qué manos
me calzaron las espuelas?
Estas manos que son tuyas,
pero que al verte quisieran
quebrar las ramas azules
y el murmullo de tus venas.
¡Te quiero! ¡Te quiero! ¡Aparta!
Que si matarte pudiera,
te pondría una mortaja
con los filos de violetas.
¡Ay, qué lamento, qué fuego
me sube por la cabeza!
 
-¡Qué vidrios se me clavan en la lengua!
Porque yo quise olvidar
y puse un muro de piedra
entre tu casa y la mía.
Es verdad. ¿No lo recuerdas?
Y cuando te vi de lejos
me eché en los ojos arena.
Pero montaba a caballo
y el caballo iba a tu puerta.
Con alfileres de plata
mi sangre se puso negra,
y el sueño me fue llenando
las carnes de mala hierba.
Que yo no tengo la culpa,
que la culpa es de la tierra
y de ese olor que te sale
de los pechos y las trenzas.

-¡Ay qué sinrazón! No quiero
contigo cama ni cena,
y no hay minuto del día
que estar contigo no quiera,
porque me arrastras y voy,
y me dices que me vuelva
y te sigo por el aire
como una brizna de hierba.
He dejado a un hombre duro
ya toda su descendencia
en la mitad de la boda
y con la corona puesta.
Para ti será el castigo
y no quiero que lo sea.
¡Déjame sola! ¡Huye tú!
No hay nadie que te defienda.

-Pájaros de la mañana
por los árboles se quiebran.
La noche se está muriendo
en el filo de la piedra.
Vamos al rincón oscuro,
donde yo siempre te quiera,
que no me importa la gente,
ni el veneno que nos echa.

-Y yo dormiré a tus pies
para guardar lo que sueñas.
Desnuda, mirando al campo,
como si fuera una perra,
¡porque eso soy! Que te miro
y tu hermosura me quema.

-Se abrasa lumbre con lumbre.
La misma llama pequeña
mata dos espigas juntas.
¡Vamos!

                -¿ Adónde me llevas ?

-A donde no puedan ir
estos hombres que nos cercan.
¡Donde yo pueda mirarte!

-Llévame de feria en feria,
dolor de mujer honrada,
a que las gentes me vean
con las sábanas de boda
al aire como banderas.
-También yo quiero dejarte
si pienso como se piensa.
pero voy donde tú vas.
Tú también. Da un paso. Prueba.
clavos de luna nos funden
mi cintura y tus caderas.
 
¿Oyes?
 
Viene gente.
 
¡Huye!
Es justo que yo aquí muera
con los pies dentro del agua,
espinas en la cabeza.
Y que me lloren las hojas.
mujer perdida y doncella.
 
Cállate. Ya suben.
 
¡Vete!
 
Silencio. Que no nos sientan.
Tú delante. ¡Vamos, digo!
 
¡Los dos juntos!
 
¡Como quieras!
Si nos separan, será
porque esté muerto.
 
Y yo muerta.
 
Uno de los libros que más me marcó estaba escrito por la pluma del mismísimo Federico, el poeta de Granada. Murió fusilado, por rojo, por republicano, por revolucionario, por maricón, siendo este último el peor de los delitos para los falangistas españoles.
Antonio Machado recitó su muerte con una maestría sublime en estos versos:
"Se le vio caminando entre fusiles por una calle larga; 
salir al campo frío, aún con estrellas de la madrugada.  
Mataron a Federico cuando la luz asomaba
El pelotón de verdugos no osó mirarle la cara.
Todos cerraron los ojos; rezaron: ¡ni Dios te salva! 
Muerto cayó Federico —sangre en la frente y plomo en las entrañas— 
Que fue en Granada el crimen, sabed, ¡Pobre Granada! en su Granada" 
Ese muerto, enterrado en una fosa común, compartiendo sangre y tumba y túmulo, y sueños con por lo menos cinco idealistas más es el compositor de tan hermosa música recitada, de tan hermosos versos teatrales, de tan hermoso amor enamorado.
Hoy estoy Lorquiana, no es raro, lo raro es que todavía no haya hecho un homenaje como Dios Manda a mis muertos -en palabras de Gabriel Celaya-. Bah, si, empecé con La Negra, porque el epitafio tan sentido al maestro de Portugal no cuenta como homenaje merecido.
Uno de estos días me voy a encargar de él.

A todos, GRACIAS POR LEERME. Yo se que por ahí me corto sola, conozco mi caracter y sé que soy algo forra, que me cuelgo y no paso a devolver saludos por sus blogs, o por ahí paso y no comento porque no siento que tenga algo importante para decirles. Aun así, gracias por leerme, por opinar y comentar con críticas constructivas que tan bien me hacen. Gracias por interesarse, por darme una oportunidad, por leer a mis maestros de la infancia y de la vida. 
Gracias por estar del otro lado, chicos. Mil gracias.

Labrad, amigos,
de piedra y sueño en el Alhambra,
un túmulo al poeta,
sobre una fuente donde llore el agua,
y eternamente diga:
el crimen fue en Granada, ¡en su Granada!
 
Mechi.-

martes, 7 de septiembre de 2010

Cada Ciudad.


Cada ciudad es un montón de piedras y de sueños
Cada ciudad es una tribu en cajas de hormigón
Cada ciudad es un infierno en los suburbios más lejanos de este cielo
Cada ciudad son cuatro lucecitas de neon
Todas las calles de toda ciudad
Llevan al mismo lugar

La inmensidad de un panal de cemento desbocado por atacar
Cada espejismo de cada ciudad, fotos del mismo lugar
Bloques al sol, conexión de hormigueros colapsados de humanidad
Donde el vidrio es pan, donde el hierro es piel, donde todo es reloj
Donde el sueño se suicida frente al televisor
La marea gris, la garganta gris, armara su legión
Con los hijos del insomnio en peceras de alcohol

Un patrullero cruza la noche, huyen las flores del boulevard
Cierran sus ojos las marquesinas, abren las puertas del hospital
Mundos dentro de mundos en cada cuadra
Son los que viven juntos, buscándose
Un ángel agoniza en la cantina
Alguien pasa su vida perdiendo el tren
Hay un río de zapatos y corbatas
Un estanque de automoviles huyendo
Hay caníbales rompiendo la piñata
Hijas de un motor, madres del malon
Tumbas de los perros de la calle que salieron a matar
Por la ciudad

Hay un niño asesino perdido en las puertas de un subte, larai larai
Yace un tigre maldito escapado del circo de un pueblo
Se ha dormido una noche de fiebre, de abril o de Octubre
En la linea fantasma que une Moscu con Belén
Una niña desnuda le reza a la virgen de nadie, larai larai
El poeta olvido para siempre cual es su ciudad
Y en la esquina que vende por kilo la merca y la carne
Pegaran el afiche que libra del juicio final

Y todas las ciudades son la Roma de Nerón
Y siempre esta Berlín partida al medio
Y las revoluciones rompen en el malecón
Y todos los Quijotes se cayeron
Y todas las murallas se construyen otra vez
Y todas las muchachas son Julieta
Y en todo el paraíso no hay lugar donde vivir
Y siempre esta girando la ruleta
Hoy desperté en una ciudad desconocida furiosa y triste
Queda de paso hacia un lugar que ya no existe
Con todo lo que tengo me aferro a lo que sea
Al ruido de una feria, la ropa en la azotea
La puerta de una iglesia, esquinas parecidas
La luz de las estrellas, distantes y distintas
Buscando el lado amable del mapa más ajeno
La plaza impronunciable, el árbol extranjero
Me trepo hasta su copa, de nombre en otro idioma
Creyendo en tu jardines
Y tu jardín asoma...♪♫

Siempre que escapo mi ciudad me esta esperando
Solo me pide que al volver vuelva cantando...

Si mi destino fue nacer en tus esquinas
A cada esquina he de volver, cantando he de volver, volver...

Para volver hasta la cuadra de mi barrio y a tu puerta
Para volver a tu rincón y mi rincón en el planeta
Porque me diste la vida, soy de tu vida un retazo
Tierra de todos mis días, quiero morir en tus brazos
Mi ciudad!

lunes, 6 de septiembre de 2010

Zombie Attack.-

Tenía muchas ganas de verte. Muchísimas ganas de estar con vos, muchas ganas de ser feliz a tu lado.
Me banqué la SAL del fin de semana para estar con vos. Ocho horas y media de viaje en colectivo, un piquete de Paraná Metal, un judío psicólogo y un judío empresario que habían recorrido el mundo.
Y encima de todo, indisponerme.
Pero ¿sabés qué? Valió la pena. ¡De verdad! aprendí bastante de filosofía, me quejé de la personalidad de Sócrates, viejo forro, blasfemé contra Santo Tomás de Aquino, acusándolo de carne débil, y a pesar de todo vos me hiciste sentir tan bien, pero taaaaaaaaaaaan bien que quiero decirte, antes de ir a dormir, que es cierto: cuando estoy con vos, no necesito nada.

Te amo demasiado, Albano Jofré. Quiero que sepas que mientras quieras, vas a seguir siendo el amor de mi vida.
Te amo y cada vez que estoy con vos me agarra un no-se-qué y no me quiero ir nunca nunca de tu lado. Pero las despedidas son difíciles, y el camino es largo, pero como todo lo dificil y largo, siempre está bien recompensado al final...
Y un día me vas a ver llegar con mi carita de zombie travesti prostituta epiléptica pichada ninfómana y hambrienta de fama tan tierna que a vos te gusta tanto, con una valija en una mano y el corazón en la otra, con todas mis virtudes y todos mis defectos cargados a la espalda y voy a correr a abrazarte al grito de TINKERBEEEEEEEEELL!! y no me voy a ir nunca más de tus brazos.
Te amo.

viernes, 3 de septiembre de 2010

Esto ya no tiene nombre.

Esto es una joda, diganme que no me pasé 8 horas y media en un colectivo, diganme que no me indispuse.
Puta madre.

lunes, 30 de agosto de 2010

A maior flor do mundo.-



Que bonito sería sentir el mundo de esa manera, que lindo es poder erguirse más allá de todo, "más allá del mal, de las caídas", para ser lo que debas ser, o no ser nada. Qué linda la libertad y la esperanza, que linda es la vida, y qué pena dejarla.

¿Y si los libros infantiles fueran de lectura obligatoria para los adultos?
¿Seríamos realmente capaces de aprender lo que desde hace tanto tiempo venimos enseñando?
¿Tendríamos la fortaleza de defender nuestros ideales, sin revoluciones, sin sangre?
¿Estaríamos a la altura de las circunstancias cuando nos toque defender al otro?
¿Seríamos por fin felices si algun día nos animamos a serlo?

¿Creeríamos de verdad que lo escencial es invisible a los ojos?
¿Podríamos reconocer una rosa, la única rosa del mundo para nuestros ojos cuando está rodeada de miles casi iguales?
¿Podríamos caminar tranquilos por el sendero de la verdad y pasar una temporada suficiente en el castillo del silencio para poder quitarnos la armadura?

¿Qué tan capaces seríamos de ser honestos con nosotros mismos y con los que nos rodean?



José Saramago, nos dejaste un mundo entero por cambiar ...
y el corazón escrito en tinta y sangre.

jueves, 26 de agosto de 2010

Negra, siempre.

Mercedes Sosa, Negra, ¡cuánto extrañamos tu voz!
El compromiso con Latinoamérica, el más grande amor a la patria gigante, el desprecio al lujo, la sencillez del alma, la grandeza.

Una de las mujeres que más admiré en vida y aun hoy sigue "Honrando la vida" para mí.

"No...! Permanecer y transcurrir no es es perdurar, no es existir, ni honrar la vida!
Hay tantas maneras de no ser tanta conciencia sin saber,adormecida...
Merecer la vida, no es callar y consentir tantas injusticias repetidas...
Es una virtud, es dignidad y es la actitud de identidad más definida!
Eso de durar y transcurrir no nos dá derecho a presumir,porque no es lo mismo que vivir honrar la vida!
No...! Permanecer y transcurrir no siempre quiere sugerir honrar la vida!
Hay tanta pequeña vanidad en nuestra tonta humanidad enceguecida.
Merecer la vida es erguirse vertical más allá del mal, de las caídas...
Es igual que darle a la verdad y a nuestra propia libertad la bienvenida!

Eso de durar y transcurrir no nos da derecho a presumir porque no es lo mismo que vivir honrar la vida!"










Negra, PRESENTE, todo latinoamérica no te olvidará JAMAS.

domingo, 22 de agosto de 2010

Fragmento nuevo.


-Upside Down, así pusiste mi mundo.-

Etérea, así le hubiera gustado ser. Sentirse todo el tiempo como se sentía cuando cerraba los ojos y al tacto y al oído esbozaba melodías en su violín. Le hubiera gustado ser menos mundana, menos vulnerable.
Esa tarde, que por fin tenía libre, había soltado El Trueno entre las Hojas, después de casi dos horas de tenerlo entre las manos, y se dirigía a la habitación de estudio para buscar el violín y las partituras cuando sonó el portero. Tres veces sonó.
Cambió el rumbo y preguntó quién estaba del otro lado.
-Joaquín,-respondió él.- y tengo sed.
Constanza hizo un balance instantáneo entre si bajar o no, la voz que escuchó no era de un niño, pero aún así tenía sed, por lo que le respondió que espere, sacó una botella de la heladera, cerró la puerta de su casa por fuera y llamó al ascensor.
Joaquín tenía una mochila verde y negra, una expresión cansada, los ojos azules, una palidez de muerte y estaba a punto de descompensarse pero tenía una sonrisa de gratitud insuperable. Ella pasó a través de la puerta cancel con la botella en una mano y la llave en la otra.
Sonriendo, destapó y le entregó la botella de medio litro llena de agua, que él tomo de una sola vez.
Cuando por fin pudo hablar, le agradeció el gesto, y le contó el por qué del insólito pedido: Le contó que era español y venía directamente de Porto Alegre, que le habían robado la billetera en el parque independencia la tarde anterior y que estaba vagando sin rumbo desde las 10 de la mañana, hora del check in del hostal. Tenía sed de casi doce horas y no comía desde la noche.
La desconfianza natural que le suscitó al principio fue superada por el instinto y la ética que le había inculcado años antes en la Cruz Roja. Ella sabía perfectamente que lo que estaba por hacer era muy peligroso en una ciudad grande, que podía estar mintiendo, pero decidió seguir la corazonada que le decía que, por lo menos, no era un mal tipo. Lo invitó a pasar.
Mientras él le contaba sobre sus peripecias del día, comiendo casi desaforadamente los pancitos de queso de la panadería de la esquina, ella entraba y salía de la cocina, poniendo la mesa detrás de él.
Cuando sonó el timer del microondas, él se calló y la miró, inquisitivo.
-En este momento,-le dijo ella- lo que querrás es un plato de tallarines con salsa y no pancitos de queso, ¿no?
Sorprendido, le respondió -Muero por cualquier cosa que tengas y no se como podré agradecerte esto.
-Sentate y comé, aprovechá que esta vez me salieron ricos.- Dijo ella con una sonrisa, sentándose en otra de las sillas con una pierna doblada debajo de la otra.
-Llamar a tu portero- Le diría Joaquín tiempo después,- fue mi instinto de aventurero: En mi noble corazón sabía que había una princesa que necesitaba ser rescatada en esta torre.
Sin embargo, estaba muy lejos de ser un caballero: Detrás de los ojos azules escondía una mirada melancólica, una sed en el alma, y una sonrisa pura que se manifestaba en todo su rostro. Tenía el encanto típico que ostentan todos los españoles, un tono simpaticón, era muy hablador pero sabía escuchar, tenía modales poco comunes y una facilidad sorprendente para los chistes espontáneos. Le gustaba mirar fijo, hablar mucho, reír otro tanto.

domingo, 15 de agosto de 2010

Yo, la que no entra en las estadísticas.


Ok, tengo que admitirlo. Soy ALGO fuera de serie. Rara, inclasificable. Ambigua.
No me adapto a ninguna postura social determinada, tampoco a ningun partido político.
Me siento desenfocada en la mayoría de los lugares. Como sapo de otro pozo.
Me gusta un rango tan amplio de música que ni siquiera exceptúo algun chamamé.
Me gusta la cultura, las culturas. Me gusta mi país, me gustan los países de los demas, me gustaría ser de todos lados y de mi República Independiente al mismo tiempo.

Me gusta la gente sencilla, me siento casi comoda con ella, pero me divierte muchisimo la gente complicada.
Odio a las taradas, pero me pasaría horas hablando con ellas, porque, segun mi filosofía "algo en el cerebro han de tener" y si no lo tienen, al menos son excelentes anecdotarios.
Me revienta la gente chusma, me revienta chusmear, que la gente me cuente ponsoñozamente cosas de otro.

Amo a mi país sobre casi todas las cosas, y lamento muchisimo que no haya mucha gente con quién compartir ese sentimiento. Admiro a Uruguay, admiro a Brasil y también a Paraguay. El terremoto me hizo dar cuenta que un país que detestaba pasó a ser Admirable, como Chile.
Amo latinoamérica. Sería feliz si algun día me dejaran conducir los designios de este lugar, y lo haría con las palabras y las manos mas honradas que pudiera.

Soy basicamente liberal, pero me sale lo conserva de algun rincón del alma. Aborrezco, por sobre todas las cosas la falta de cultura, y el desinterés por aprender todos los días.

Los chicos me gustan morochos, si, me encantan. Que sepan reirse y que usen ese conocimiento demasiado a menudo, pero que puedan ponerse serios en la medida justa. Que les guste pasar un rato acostados leyendo, que sean tranquilos, que no levanten la voz para hacerse escuchar. Que el propio peso de sus palabras infunda respeto.
Me gusta la gente con la que se puede hablar: Un justo equilibrio entre banalidad y profundidad.

Una persona que admiro profundamente es mi viejo. Tiene ese sentimiento de juventud que no se le deteriora con los años. Dice creer que está viejo, pero son arranques, la verdad es que la mayoría del tiempo cree tener 20 años. Tiene una inteligencia prodigiosa, es MUY poco pragmático, siempre se le ocurren boludeces para hacer, adora tener hobbies raros, los deportes -todos excepto el fútbol-, en la calle se cree Schummacher y cuando va a pie, Brad Pitt. Le gusta el metal, la zamba, la trova revolucionaria, Edith Piaff, Charles Aznavour, la murga para murgueros, la musica uruguaya en general, y el rock. No le cuesta lidiar, como a otros, con la tecnología. Cuanto más complejas son las cosas, mas le gustan.
De él heredé el gusto por la lectura y el desinterés por el protocolo. Lo amo muchísimo, creo que solo él sabe cuanto, porque de la misma manera nos ama, a Belu y a mí.

Tengo mis serias dudas de que exista Dios, pero pongo toda mi fe en que sea verdad. Siento indulgencia hacia todas las religiones pero no pertenezco a ninguna, Dios -si mi fe no está errada- es demasiado grande como para poder ser encasillado en una sola religión verdadera.

Odio a las taradas, odio ir de shopping. Odio las películas de Disney -las del rico que se enamora de la pobre y/o normal- pero no puedo evitar mirarlas TODAS.
Odio los cuentos de princesas, desde chiquitas nos hacen interesadas, no en buscar el verdadero amor, sino en mirar que ese verdadero amor sea alguien completamente cagado en guita. Me encanta el maquillaje y cualquier cosa que se parezca al arte. Odio ir al cine si no voy a ver una pelicula animada.

Odio los circos y los payasos. Amo la gente libre. Odio la gente libertina.

Mis amigos no sé con que criterio los elijo, pero me gusta mantenerlos. No se con que criterio me eligen, pero parece que les gusto cuando hablo, porque no me hacen callar muy a menudo.
Odio la gente mediatica, pero me encantaría ser famosa. Famosa por algo serio, sí, me encantaría ser escritora.

Mis papás me educaron con principios, los mismos que fortalecí o flexibilicé según mi criterio. Lo más grande que me dieron, por tanto, fue el libre albedrio: la libertad de pensar por mí misma. A los ocho años, y muy a pesar de mi mamá, abandoné sin ceremonias la catequesis y la religión Católica, que ellos -papá y mamá- aun profesan, desterrados de la comunión, supongo, porque se divorciaron hace diez años.

Amo relacionarme con gente de todo el mundo. Amo tener cosas en común con gente que aparentemente nada que ver.

Me gusta Bailar, bailo mal.
Me gusta leer, interpretar sobre lo que leo.
Me gusta escribir, me dijeron que escribo bien.
En una conversación prefiero escuchar a contar mi historia.

Y sí, soy igual a todos ustedes:
YO TAMPOCO SE QUE CARA PONER CUANDO ME CANTAN EL FELIZ CUMPLEAÑOS.-

sábado, 14 de agosto de 2010

Las lides de mi padre.-

Siempre me sentí identificada con los próceres que nos enseñaban en la primaria. Me parecían -y algunos hoy me siguen pareciendo- tipos excepcionales, de los que se dan muy pocas veces. Humanos que, sin embargo, supieron burlar en ciertos momentos de su vida el egoísmo del que padecemos por naturaleza, para tender, en cambio, un manto de virtud sobre ellos y sus leyendas.

Así puedo nombrar a Belgrano, uno de esos tipos honrados que van por la vida trabajando desinteresadamente por su patria (¿conocen alguno así?), a Martín Miguel de Güemes, que armó pseudo ejércitos para defender al alto perú de las invasiones españolas, a Urquiza, un hombre visionario, tenaz y con una fuerza de voluntad increible, Rosas, que a pesar de ser en El Matadero (lectura obligatoria en la secundaria) el malo de la película, fue un barbaro que tenía bastante conciencia de unidad nacional. Puedo nombrar tambien a Moreno, una persona inspiradora para mí: Encarna el punk-no-future-patriótico que todos quisimos ser alguna vez; era joven, -murió joven-, terco, apasionado, revolucionario, inteligente y muy leído. Les cerraba el orto a todos los viejos chotos conservas de la época, ejmmm, perdón; puedo nombrar a Simón Bolivar, otro enfermo belicoso que hubiese amado que latinoamérica tuviera conciencia de ser una sola, una solita, toda una patria, una patria hermana. Ver que las diferencias culturales no fueran problemas para el cariño, el sentimiento de unidad que deberían poseer las Provincias Unidas con las que él soñaba.

Me explayé. En realidad quería hablarles sobre mi extraordinario cariño hacia San Martín.
Hacía José de San Martín.
Por ahí puede ser porque su hija y yo tenemos casi el mismo nombre, gracias al Barba me llamo Ana y no Tomasa, pero siempre lo sentí como un padre. Como el padre de la patria.
Pero como un padre humano, no como el de los uniformes ostentosos y las patillas de prócer. Un padre que de verdad amaba a sus hijos, que de verdad daría la vida por ellos.
Creo que no hay nada que lo describa mejor que las máximas que legó a su hija Mercedes, y creo que serían aplicables a nosotros como sociedad.

«Máximas para mi hija Merceditas»
José de San Martín.

1. Humanizar el carácter y hacerlo sensible aun con los insectos que nos perjudican. (Ponerse, basicamente, en el lugar del otro, dejar a un lado el egoísmo y entender que los que estan frente a nosotros tambien son personas.)

2. Inspirarle amor a la verdad y odio a la mentira. (unidas, creo, a la responsabilidad que esto conlleva. Él mismo lo dice: "La conciencia es el mejor juez que tiene un hombre de bien")

3. Inspirarle una gran confianza y amistad, pero unida al respeto. (Poner el respeto hacia el otro y hacia uno mismo como valor primordial, estableciendo así límites de comportamiento.)

4. Estimular en Mercedes la caridad con los pobres. (Si fuera por mí, cambiaría la palabra por solidaridad, pero se entiende el contexto.)

5. Respeto sobre la propiedad ajena. (Incluye no sólo no robar, sino tambien respeto en lo más basico, levantar, por ejemplo, las deyecciones del perro de la vereda del vecino.)

6. Acostumbrarla a guardar un secreto.

7. Inspirarle sentimientos de indulgencia hacia todas las religiones. (Es muy progre esto, de verdad. San Martín la tenía clarísima.)

8. Dulzura con los criados, pobres y viejos. (Y todo ser andante sobre la tierra, sin distinción de raza, religion* o estatus socioeconómico.)

9. Que hable poco y lo preciso. (¡Cuanta falta nos hace!)

10. Acostumbrarla a estar formal en la mesa. (A honrar a los seres queridos, o a las visitas no apareciendo quince minutos despues de empezado el almuerzo, con resaca y el pijama, sin sacarse el rimmel o la barba sin aferitar de tres días segun el caso, luciendo tremendo chupon en el cuello, en fin...)

11. Amor al aseo y desprecio al lujo. (Este tipo era... no sé, Lo díjo él mismo, en ocasión de haber donado parte de su dieta a la campaña del Cruce de los Andes: Mis necesidades están suficientemente atendidas con la mitad del sueldo que gozo.)

12. Inspirarle amor por la Patria y por la Libertad. (La mejor para lo último. Esta duodécima máxima hace referencia al sentimiento tremendísimo que sentía por el país en el que había nacido. Lo decía a sus soldados: La patria no hace al soldado para que la deshonre con sus crímenes, ni le da armas para que cometa la bajeza de abusar de estas ventajas ofendiendo a los ciudadanos con cuyos sacrificios se sostiene. La tropa debe ser tanto más virtuosa y honesta, cuanto es creada para conservar el orden, afianzar el poder de las leyes y dar fuerza al gobierno para ejecutarlas y hacerse respetar de los malvados que serían más insolentes con el mal ejemplo de los criminales. La Patria no es abrigadora de crímenes.
La libertad, otro de los grandes valores que el recalcaba como fundamental para la vida de cualquier ser humano. Cuánto más supiera la gente, más libre sería. Él mismo lo dijo: Seamos libres y lo demás no importa nada.)

Agrego una más. "Si hay victoria en vencer al enemigo, la hay mayor cuando uno se vence a sí mismo."
Puedo explicar con esta frase por qué prefiero superarme a mí misma que competir con los demás. Creo que cuando uno se pone como objetivo mejorarse, lo de la competencia viene a ser como un obstáculo en ese camino de superación.

viernes, 13 de agosto de 2010

Hoy anduvo la muerte merodeando.



Hoy anduvo la muerte buscando entre mis libros alguna cosa...
Hoy por la tarde anduvo, entre papeles, averiguando cómo he sido, cómo ha sido mi vida, cuánto tiempo perdí, cómo escribía cuando había verduleros que venían de las quintas, cuando tenía dos novias, un lindo jopo, dos pares de zapatos, cuando no había televisión, ese mundo a los pies, violento, imbécil, abrumador, esa novela canallesca escrita por un loco...
Hoy anduvo la muerte entre mis libros buscando mi pasado, buscando los veranos del 40, los muchachitos bajo la manguera, las siestas clandestinas, los plátanos del barrio, asesinados, tallados en el alma... Hoy anduvo la muerte revisando mi abono del tranvía, mis amigos, sus nombres, las noches de café Montevideo, las encomiendas por la Onda con olor a estofado, revisando a mi padre, su Berreta, su Baldomir, revisando a mi madre, su hemiplejia, al Uruguay batllista, a Arístides querido, a mis anarcos queridos bajo bandera, bajo mortaja, bajo vinos y versos interminables...
Hoy anduvo la muerte revisando los ruidos del teléfono, distintos bajo los dedos indices, las fotos, el termómetro, los muertos y los vivos, los pálidos fantasmas que me habitan, sus pies y manos múltiples, sus ojos y sus dientes, bajo sospecha de subversión...

Y no halló nada... No pudo hallar a Batlle, ni a mi padre ni a mi madre, ni a Marx, ni a Aristides, ni a Lenin, ni al Principe Kropotkin, ni al Uruguay ni a nadie.
Ni a los muertos Fernández más recientes... A mi tampoco me encontró... Yo había tomado un ómnibus al Cerro e iba sentado al lado de la vida... Pasé frente al Nocturno y la vida había pintado unos carteles... Pregunté en una esquina por la hora, y en la bolsa del hombre que me dijo la hora iba la vida, junto con su almuerzo...

Hoy dejaré las puertas y las ventanas de mi casa, abiertas... Y la noche entrará por todas las ventanas de mi casa, por todas las ventanas de todo el barrio, por todas las ventanas de todos los cuarteles y de todas las cárceles, por todas las ventanas de los hospitales... La noche entrará, cabeceando, saltará para adentro, sombra a sombra a la luz del farol... Y se echará en el piso como un perro... Y aguardará hasta la madrugada... Hoy... Dejaré las puertas y las ventanas de mi casa, abiertas, para siempre...

Alfredo Zitarrosa, 1977. (Allanamiento)

jueves, 12 de agosto de 2010

Quién ha firmado esto.


"Cuando nacemos, cuando entramos en este mundo, es como si firmásemos un pacto para toda la vida, pero puede suceder que un día tengamos que preguntarnos Quién ha firmado esto, yo me lo he preguntado, y la respuesta es esta carta."
Comisario de misión en la Capital, al Director y al Redactor Jefe del Diario.-

Uno de los libros mas impresionantes que leí, sin hescitar puedo afirmarlo.
Un cumulo de pareceres similares, en muy distintos estratos, la astucia o ignorancia política, las tempestades y bondades del cielo, el sentido común como irreprimible celula de sedición.

Y la mujer a la que caratulamos de inconmensurable heroína, madre de seis ciegos que solo buscaban su ayuda hace cuatro años, hoy centro de las sospechas de subversión, acusada de asesinato. ¡Por supuesto que era culpable, por supuesto!
Que no es menos culpable el soldado que mata en una guerra y así es merecedor de medallas; y ésta tambien las merecía, al cometer el crimen de asesinar con tijeras en la garganta a aquel que cometiera vejámenes sobre las mujeres.

"Dice mi padre que un solo traidor puede con mil valientes, él siente que el pueblo en su inmenso dolor hoy se niega a beber en la fuente clara del honor."
Alfredo Zitarrosa, Adagio en mi País.

Y el hombre que, "cumpliendo obligaciones cívicas", traiciona a su gente, muerde la mano de aquella que en tiempos de caos le dio de comer, otorgandole una culpa que, a su vez, no fue suya, sino del sentido común, si es que aquella manifestación de lucidez se puede llamar culpa, delatándola, dando por malo un hecho bueno, dándole vergüenza seguir casado con una mujer ultrajada por bandidos y no tener horror de comer del pan que así consiguiera.

Para completar, las luchas de poderes, que esto no puede faltar cuando la manifestación tan clara se da tan generalizada, la clarificación de algunos, la ceguera de otros, que intentaban clasificar como ciegos a los "enemigos de la democracia."

La única respuesta puedo haber sido la de la secretaria del alcalde: "Sí, señor. Yo vote en blanco. No sé por qué. Supongo porque ya estaba desilusionada de los unos y de los otros."

Todo ese fervor patriótico para contar que terminé Ensayo Sobre La Lucidez, que me encantó y que me inspiró, ahora voy a preguntarme quien firmó por mí ese pacto de vida y contarles que por más de que crean que un voto no sirve para nada, una masa de votos puede hacer que la gente se haga oir. Creanme, y la proxima elección, voten a consciencia.

En mi país somos miles y miles
de lágrimas y de fusiles,
un puño y un canto vibrante,
una llama encendida, un gigante
que grita: ¡Adelante... adelante...!

En mi país brillará,
yo lo sé,
el sol del pueblo arderá
nuevamente, alumbrando mi tierra.

viernes, 6 de agosto de 2010

Manifestación de Lucidez.


Digamos que él (el ministro de cultura) puso el arte y yo contribuí con la parte, y que arte y parte juntos me autorizan a afirmar que el voto en blanco es una manifestación de ceguera tan destructiva como la otra, O de lucidez, dijo el ministro de justicia, Qué, preguntó el ministro del interior creyendo haber oído mal, Digo que el voto en blanco puede ser apreciado como una manifestación de lucidez por parte de quien lo ha usado, Cómo se atreve, en pleno consejo de gobierno, a pronunciar semejante barbaridad antidemocrática, debería darle vergüenza, ni parece un ministro de justicia, estalló el de defensa, Me pregunto si alguna vez habré sido tan ministro de la justicia, o de justicia, como en este momento, Un poco más y todavía me va a hacer creer que votó en blanco, observó el ministro del interior irónicamente, No, no voté en blanco, pero lo pensaré en la próxima ocasión. Cuando el murmullo escandalizado resultante de esta declaración comenzó a disminuir, una pregunta del primer ministro lo cortó de golpe, Es consciente de lo que acaba de decir, Tan consciente que deposito en sus manos el cargo que me fue confiado, presento mi dimisión, respondió el que ya no era ni ministro ni de justicia. El presidente de la república empalideció, parecía un harapo que alguien distraídamente hubiera dejado en el respaldo del sillón y luego se olvidara, Nunca imaginé que viviría para ver el rostro de la traición, dijo, y pensó que la historia no dejarla de registrar la frase, pero por si acaso él se encargarla de hacerla recordar.
El que hasta aquí había sido ministro de justicia se levantó, inclinó la cabeza en dirección al presidente y al primer ministro y salió de la sala.
El silencio fue interrumpido por el súbito arrastrar de una silla, el ministro de cultura acababa de levantarse y anunciaba desde el fondo con voz fuerte y clara, Presento mi dimisión, Vaya, no me diga que, tal como su amigo acaba de prometernos en un momento de loable franqueza, también usted lo pensará en la próxima ocasión, intentó ironizar el jefe de gobierno, No creo que vaya a ser necesario, ya lo pensé en la última.

Nota de la dueña del Blog. ¡Yo banco a los ex ministros de Justicia y de Cultura!
José Saramago, Ensayo Sobre La Lucidez.-

domingo, 1 de agosto de 2010

El dilema de todos los fines de semana.-

Odio ser mujer, he dicho.
¿Qué necesidad hay de no saber que ponerse?
Yo, y tengo gente que puede dar fe, no tardo ni media hora en vestirme y pintarme para salir, eso si salgo pintada, sino en quince minutos, a lo sumo, ya estoy.
¿Cual es la necesidad, otras mujeres, de perder tanto tiempo en decidir que se van a poner?
Y encima preguntar por cada vez que se pasan el rimmel si estan bien o no, para volver a cambiarse, pasarse desmaquillante, volver a pintarse y así, un minimo de cinco veces, hasta diez minutos antes de que venza el free.

Yo creo que es suficiente.
Mi abuela dice que le molestan las senadoras y diputadas que se maquillan y se preocupan tanto por la estética, no por el hecho mismo sino porque luego de todo ese proceso, les queda poco tiempo para trabajar.
Yo creo lo mismo. Nos centramos tanto en cosas vanas que nos olvidamos de lo verdaderamente esencial.
Yo, por mi parte, prefiero gastar tiempo leyendo mientras mi hermana se pinta y se cambia doscientas veces, y recien quince minutos antes sacarme las pantuflas y calzarme los tacos.

viernes, 30 de julio de 2010

No voté en blanco, pero si lo hubiera hecho...

"No señor, no he votado en blanco, pero si lo hubiera hecho estaría tan dentro de la ley como si hubiese votado a cualquiera de las listas presentadas o anulado el voto con la caricatura del presidente, votar en blanco, señor de las preguntas, es un derecho sin restricciones, que la ley no ha tenido más remedio que reconocerle a los electores, está escrito con todas sus letras que nadie puede ser perseguido por votar en blanco, en todo caso, para su tranquilidad, vuelvo a decirle que no soy de los que votaron en blanco, esto es hablar por hablar, una hipótesis académica, nada más." En una situación normal, oír una respuesta de éstas dos o tres veces no tendría especial importancia, apenas demostraria que unas cuantas personas en este mundo conocen la ley en que viven y hacen hincapié en que se sepa, pero verse obligado a escucharla, imperturbable, sin parpadear, cien veces seguidas, mil veces seguidas, como una letanía aprendida de memoria, era más de lo que podía soportar la paciencia de alguien que, habiendo sido instruido para un trabajo de tanta responsabilidad, se veía incapaz de realizarlo.

Los informes que los agentes transmitían a la central de operaciones eran desalentadoramente magros de contenido, ni una única persona, una sola, habla confesado votar en blanco, algunas se hacían las desentendidas, decían que otro
día, con más tiempo, hablarían, ahora tenían mucha prisa, iban a cerrar las tiendas, pero los peores eran los viejos, que el diablo se los lleve, parecía que una epidemia de sordera los habla encerrado a todos en una cápsula insonorizada, y cuando el agente, con desconcertante ingenuidad, escribía la pregunta en un papel, los descarados decían o que se les habían roto las gafas, o que no entendían la caligrafía, o simplemente que no sabían leer.

-José Saramago, Ensayo Sobre la Lucidez.

miércoles, 7 de julio de 2010

Si el recuerdo se va, y ya no ríe conmigo...

-Tengo unas ganas inmensas de pedirte que te quedes.- Dijo Milagros por fin, con los ojos empapados en lágrimas- Pero se que va a ser inutil, Francisco.
Francisco estaba ardiendo por dentro, tal y como había sido la primera vez que la vio, entrando por la puerta grande de aquel piso doce frente a Puerto Madero. Pero no dijo nada.
-No te voy a pedir que te quedes con la boca.- Prosiguió ella. -Pero bien sabés que mi corazón no puede desear otra cosa. Porque todos somos egoistas.Por que si, como estas pensando, mi ultimo deseo es que te quedes a verme morir.
Francisco comenzó a respirar más dificultosamente, tratando de tragar el nudo que se le había formado entre el alma y la garganta ante tal suposición. La morena no le daba espacio a réplica y aunque se lo hubiera concedido, él no sabría que contestar. Estaba partiendo. Tomando un avión hacia su futuro, colocando el pasado integro en un baul, la rubia, la tentativa, la puerta, el beso, el mito, la verdad, la ilusion, el desengaño, el amor de su vida.
-No quiero que te mueras.
-Ni yo quiero morirme.-Contestó Milagros.-Pero así fue la baraja. Yo me voy a morir irremediablemente, todos nos vamos a morir irremediablemente, con la unica diferencia de que yo lo voy a hacer antes de los 30 años.

martes, 6 de julio de 2010

De vuelta a la Ficción (por fin!)

El último que le ofreció un café con la excusa de que estaba muy concentrada en lo que estaba escribiendo se llamaba Germán e iba muy bien acompañado por dos apellidos demasiado altisonantes. Ella lo miró por sobre su hombro derecho y comentó:
-No me gusta que lean lo que escribo mientras lo hago.
Sonriendo, el se disculpó, y presentándose, se sentó junto mientras ella cerraba el portátil devolviéndole la sonrisa.
-Soy Germán Alvear Anzorena, y soy Investigador Privado.-Dijo él.
-Por suerte hace unos meses me alejé de la ilegalidad- Respondió Constanza sin borrar su sonrisa- Y me llamo Constanza Galeano.
Mas adelante, esa tarde, se enteró que en realidad era un Medico Cardiólogo con mucho sentido del humor, que había nacido en San Isidro y era dueño de una estancia, regalo de los mismos que le donaron tales apellidos en su ciudad natal. Pretendía, además, ser empresario, pero tenía muy poco tacto para los negocios. Tocaba el violín en sus ratos libres, fruto de una educación casi eclesiástica impartida por Doña Pilar Anzorena, madre y tutora.
Se vieron un par de veces mas, gracias a la pura casualidad antes de que el se anime a invitarla a salir, como quien no quiere la cosa, a un bar temático.
-Si supiera como vestirme…- Dijo, intentando evitar la cita.
-Ese punto no es el más importante, creeme.- Le respondió él, apelando siempre a su humor espontáneo.
Las siguientes salidas fueron igual de amenas que la primera. Era un hombre sencillo, educado y galante, sonreía siempre e intentaba que la gente a su alrededor también se sintiera bien. La buscaba los viernes y la llevaba a cenar, o ella lo invitaba a ver películas y cocinaba para él; o la llamaba cuando estaba de guardia esos días, hasta que un viernes cualquiera la invitó a conocer su casa en San Isidro.
-Mis viejos te van a adorar- Le decía, mientras manejaba. –Si les sonreís con esa carita hermosa te van a adorar, creeme.
Casi no habló en todo el camino. Intuía que Germán no conocía lo suficiente a los padres y que su excelente relación se podía transformar en un infierno de un momento a otro.
Leandro Torcuato Alvear era un estanciero de ley, simpatico y familiero, con la misma sonrisa de lado del hijo menor, y no tardó en darle un abrazo cálido de bienvenida cuando lo encontraron acariciando un potrillo tostado cerca de la tranquera de la estancia.
-Esta es tu casa hija.
No pasó lo mismo con Doña Pilar. Cuando llegaron a la casa, estaba en pleno rezo del rosario. Germán detuvo a Constanza con el brazo y luego, para disimular, la abrazó. Sus misterios duraron una eternidad. Tanto, tanto duraron que hasta Dios se aburrió un poco. ‘Adrede’ pensó Constanza y, otra vez, no se equivocaba.
Pilar Anzorena se levantó con parsimonia e hizo la señal de la cruz. Luego los miró.
-¡Hijo!- Suspiró- pensé que nunca más vendrías.
-¡Como te gusta exagerar, mamá!- Le respondió él con ternura.- Ella es Constanza, la mujer de la que tanto te hablé. La invité a pasar unos días.
La miró y les preguntó si habían esperado mucho y que no se había dado cuenta de que la estaban esperando en el umbral, sino ‘hubiera hecho esperar a Dios’. Después de haber dicho eso se persignó y murmuró ‘perdón Dios, perdón.’
Acto seguido la saludó con un beso, dijo que estaba muy ocupada y se fue.
-Es así con todos al principio- le aseguró Germán.
A la mañana siguiente, acostumbrada a la rutina del hospital, Constanza se levantó a las siete, y mientras iba a la cocina, Doña Pilar la interceptó.
- Constanza Galeano.-Ella la miró- No conozco ningún Galeano. La verdad, si alguna de mis amigas se apellida así, seguramente se casó bien y se lo cambió por el del marido para que no se note.
Aunque era su casa, Constanza no iba a quedarse callada.
-Noto que la sutileza no es una de sus escasas virtudes.
-No… Soy bastante frontal. Cuando Germán me hablaba de vos no pensé que me traería una sirvientita, pero ya ves. Alguien tiene que lavar los platos.
Constanza le dedico una sonrisa.
-Por supuesto señora, hay quienes nacemos para lavar platos y hay quienes, como usted, nacen infelices e intentan transmitir su miseria a gente que no le interesa en lo mas mínimo.
Cuando Doña Pilar estaba por retrucar, Constanza estaba camino a la habitación a recoger sus cosas. Armó su bolso, y cuando estaba por irse, besó a Germán en los ojos y le dijo ‘me voy, cariño.’

Ese fue el último que se le atrevió, un par de meses antes.
Luego la siguió y ella, por toda explicación dijo:
-Ella es tu mamá, vida, las madres siempre saben lo que es mejor para sus hijos.
Y cuando él insistió, ella le ofreció su amistad incondicional
-Puede que cuando tenía dieciséis sí, pero ahora como que se me complica estar con alguien cuando la familia no me banca y mi novio tiene que desafiar la autoridad materna para verme, es como que se me complica el hecho de que si me llego a casar con vos, voy a tener una hermosa cara de culo en frente a mi en todas las reuniones. Sin embargo, no quiero perderte como amigo, porque como persona vos sos excelente.

jueves, 1 de julio de 2010

Permitido Opinar.-

Pocas veces me pasó, pero creo que es la peor de todas.
Hay alguien que me arranca la cabeza. Que me mata.
Que me quema absolutamente toda la capacidad mental cada vez que leo algo suyo.
No, no es un chico y no, no es que me guste.
LA ODIO.

Desde la primera vez que escuché su nombre, quién sabe cuando fue, la declaré oficialmente un dolor de cabeza, y mis amargos presagios se estan volviendo realidad, despacito, casi como sin querer.

Y las causas me vienen cercando, poderosas, invisibles,
y el azar se me viene enredando, coitidiano, invencible.

Yo no sé que hacer con ella,
yo no se que hacer conmigo,
yo no se que hacer si gana,
esta vez se lo tiene merecido.

lunes, 28 de junio de 2010

Te necesito por dios, te necesito. No se como pero te necesito

No doy mas, no aguanto mas, no le cuento nada a nadie porque odio que se metan en mi vida;

me pudre qe me digan qe ese chico no es para vos, que no vale la pena, que esto, que lo otro, y con tus actos darme cuenta de que es posta, que no tenés interés en mi, que estoy manteniendo viva una relación

que no da para mas, que parece que no tiene mas futuro; y ponerme a mirar, hacer una retrospectiva y ver que

no pude haber perdido 3 años, dos meses y cuatro días, por que si quiero que tenga futuro, si quiero proyectar una vida, un vestido blanco, unos hijos con vos, si quiero que seques mis lagrimas, y si quiero que durmamos toda la vida en la misma cama los dos.

Si quiero, quiero con toda mi alma que seas el amor de mi vida.

sábado, 26 de junio de 2010

Qué poco rato dura la vida eterna.

A este ruido tan huérfano de padre
no voy a permitirle que taladre
un corazón podrido de latir.

Este bálsamo no cura cicatrices,
Esta rumbita no sabe enamorar,
Este rosario de cuentas infelices
Calla más de lo que dice
Pero dice la verdad.
Este almacén de sábanas que no arden,
Este teléfono sin contestador,
Lo llamaré mañana, hoy se me hizo tarde,
Esta forma tan cobarde
De no decirnos que no.
Este contigo, este sin ti tan amargo,
Este reloj de arena del arenal,
Esta huelga de besos, este letargo,
Estos pantalones largos
Para el viejo peter pan.

Esta paya tan lejos de su gitano,
Este penal del puerto sin vis a vis,
Esta guerra civil, este mano a mano,
Estos moros y cristianos,
Este muro de berlín.
Este virus que no muere ni nos mata,
Esta amnesia en el cielo del paladar,
La limusina del polvo por manhattan,
El invierno en mar del plata,
Los versos del capitán.
Este hacerse mayor sin delicadeza,
Esta espalda mojada de moscatel,
Este valle de fábricas de tristeza,
Esta espuma de certeza,
Esta colmena sin miel.

Estos huesos que vuelven de la oficina,
Dentro de una gabardina
Con manchas de soledad.
No abuses de mi inspiración,
No acuses a mi corazón
Tan maltrecho y ajado
Que está cerrado por derribo.

(da para usar dos veces el mismo estribillo Joaquín?)

viernes, 18 de junio de 2010

El Evangelio Segun Saramago.

"Las persona más sabia que conocí no sabía leer ni escribir"
Yo sé que vos, José, no tenías ni la mínima intención de ir al cielo. Eras un ateo justificado, un ateo consciente, una persona que me marcó desde la primera línea del primer libro tuyo que leí, hasta la última reciente del último libro tuyo que cayó en mis manos.
Te fuiste sin arrepentimientos, con la conciencia, quién sabe si sucia o limpia, pero tuya.
Algún dios intervendrá, no puede ser que alguien tan grande quepa en el cielo, no, intervendrá, ahora que lo pienso mejor, el Dios de la Literatura, de la Memoria, de la Bondad, de la Conciencia Social.
No has muerto, José. Pasaste a la inmortalidad de una manera sublime.
Filósofo, escritor, maestro.

Mis humildes respetos hacia el descanso de tus huesos y tu alma, que tus obras sin descanso sigan siendo lecciones para todos los que tengan la cabeza lo suficientemente abierta como para comprenderte.

domingo, 13 de junio de 2010

El mundo me pertenece

Sos la única mujer que amo,
a pesar de todo este tiempo.
El mensaje que encontré sobre la mesa solo decía eso. La puerta no había sido forzada, las ventanas estaban cerradas, no había firma. Solo estaba un marcador y una solitaria hoja de diario fuera de lugar. Era un simple post-it, de esos que siempre tengo junto al telefono por cualquier eventualidad. Pero no hizo falta. Supe que no había entrado, pero que alguna vez lo haría. Supe que la fuerza del amor lo había llevado hasta mi casa y lo había colocado con toda suavidad en el medio de la mesa del comedor.
Reconocí su letra desde el mismo momento que me acordé que no la había visto nunca. Sólo podía ser la suya. Reconocí nuevamente las mariposas a pesar de haberlas creído olvidadas en algun rincón del mundo.
Ahí estaba. Era todo para mí.
Lo abracé, me abracé al recuerdo de su abrazo, recordé la dulzura de sus labios, sus besos en mis ojos, su ternura al hablar.
Era todo mio, todo para mí. Ese post, esos labios, esa alma.
El corazon entero era para mí.

Esa noche dormí abrazada a su recuerdo. Y con una sonrisa en los labios.
¿Qué era el mundo para mí, si él mismo mundo me había escrito dos líneas hermosas?

martes, 18 de mayo de 2010

Subjetividad Bicentenaria.

Simple historia básica del 25 de mayo y sus alrededores temporales.

“El año del bicentenario” se dice por ahí, pero dudo que la gente que lo usó como slogan sepa, mínimamente, de QUÉ exactamente se cumplen doscientos años.
Ahora me doy cuenta, que difícil debe ser enseñar para una persona que guste de la historia, en la escuela primaria, y el por qué de tanta simbología inconexa: Yo tampoco sabría como explicar a un pequeñito de seis, siete, ocho, nueve años las PEQUEÑAS intrigas militares y políticas, nacionales e internacionales en que nuestro país se veía inmerso.
Me acuerdo sí, de las maquetas hermosas del Cabildo, de French y Berutti repartiendo escarapelas porque nacía la Patria, y todo el mundo estaba de fiesta, con los trajes típicos, bailando y entonando gritos de libertad frente al Cabildo abierto –lugar que cuando visité, el año pasado con mi papá, me dijo, poniendo voz de guía turístico: “este es el cabildo abierto de la patria, baño publico de linyeras.” Es genial este tipo-. Pero jamás hubo conexión con Europa en la escuela primaria, más que para echarlo a Cisneros.
Repasen mentalmente… a Cisneros lo conocieron recién en quinto grado, y pensaban que España era la gran nación que gobernaba un semidiós al que le decían “el Rey de España.” Ni idea de quien era, de hecho, creo que algunos se hacían todavía la idea de que eran Los Reyes Católicos del tiempo de la conquista.
Y así estábamos, tratando de conectar reyes de hacía trescientos años con un Emperador francés que para muchos jamás salió de Francia, con un Cabildo Abierto que se juntó a hacer patria y a echar a los invasores con aceite hirviendo desde las azoteas, y a San Martín con Belgrano, con los andes, con la bandera, con la primera junta, con Rosas, con Urquiza.
No es esto una lección de historia, no pretendo hacer de esto una declaración de la historia verdadera, porque ¿quién puede conocerla? No estudio para ser historiadora, ni antropóloga, simplemente me interesa que la educación sea, en la medida de lo posible, cercana a todos y a todas, como dice la que propugna “el año del bicentenario”. Permítanme un cholulismo, ME ENCANTARÍA que a esa mujer la agarre el pelado de CQC con el CQTEST.

“El rey de España” se llamaba en realidad Fernando VII, y había sido reemplazado en 1808 por José Bonaparte, hermano del emperador francés. La situación se había vuelto complicada, los españoles formaron juntas –y luego un concejo de Regencia- porque no aceptaban la invasión. Entre disoluciones y poca representatividad, el poder se había descentralizado informalmente.
Los criollos que habían estado pidiendo en los últimos tiempos igualdad entre americanos y españoles, aprovecharon la situación de debilidad para organizar ejércitos e iniciar relaciones con características soberanas con Gran Bretaña y Estados Unidos.
La convocatoria al Cabildo abierto de mayo de 1810 tenía la finalidad de resolver lo que se haría en caso de acefalía gubernativa, y decidió cesar a Cisneros, reemplazándolo por una junta de gobierno cuyos miembros fueran designados por el mismo Cabildo de Buenos Aires.
-¿Alguno sabe qué pasó el 25 de mayo de 1810? (Acá se viene la respuesta a la pregunta del año.)
-Si, señorita: El 25 de mayo de 1810 surgió la Primera Junta de Gobierno Patrio.
-Muy bien Marianito, ¡felicitado! El afortunado que recibió carácter de prócer y calles propias en casi todas las ciudades al obtener la presidencia de la junta fue el jefe del Regimiento de Patricios, Cornelio Saavedra. Juan José Paso y Mariano Moreno eran sus secretarios, y los vocales, Juan José Castelli, el inolvidable Manuel Belgrano, Domingo Matheu, Juan Larrea, Manuel Alberti, sacerdote y el Tte. Cnel. Miguel de Azcuénaga.
La idea, no era hacer una revolución sino resolver una cuestión básica de estrategia con fines abiertamente económicos (qué hacer si en España se iba todo a la mierda, como seguir relacionándonos con países que tenían el poderío económico y la vanguardia política.) Pero los muchachos que seguían a los pensadores liberales del Siglo XVIII (¡Team Voltaire, Montesquieu Rousseau!) querían conspirar contra el gobierno español con aspiraciones a la independencia. Estaba buena la idea, algo progre.
Sin embargo, y con ánimos de que estos revolucionarios no asustaran a la conserva, se siguió jurando, como se hacía antes, “en nombre de Fernando VII”.

Festejemos el Centenario de la Patria: “Buenos Aires: París de Sudamérica.”
José Figueroa Alcorta, que había asumido en 1906 tras la muerte del presidente Manuel Quintana por ser su vicepresidente, vio acusado su gobierno por Pellegrini, que lo tachaba de no ser representativo por las prácticas electorales viciosas, ni republicano, ya que no existía independencia de poderes, ni federal, ya que las intervenciones a la autonomía de las provincias eran constantes y arbitrarias. A como vemos, si ya no se respetaba el primer artículo de la Constitución Nacional estábamos jodidos.
Pellegrini tiene la mala suerte de morirse en Julio de 1906, Mitre y Bernardo de Irigoyen, dos de los notables que apoyaron a Quintana y Alcorta en 1904, también se les ocurrió palmar ese año, por lo que Julio Argentino Roca (¿Ese es el de los billetes de $100? ¡Sí, ese mismo!) Aprovechó para poner el poder legislativo –bueno, por lo menos se marcó la división (contradicción) de poderes, ¡che!- en contra del Ejecutivo. No daban quórum, ni aprobaban el presupuesto, te juro que no se de donde me suena eso. Por lo que el presidente se hartó y con el jefe de policía Ramón Falcón, dictaminó el cese del Congreso.
Para no ligarse una intervención, los gobernadores de las provincias terminaron por obedecerlo, y en 1908, gozando de la mayoría, Figueroa Alcorta pudo ponerse ¡por fin! con los preparativos para festejar los cien años de esta Patria joven, programados desde su asunción.
Quería mostrar al mundo civilizado que Buenos Aires –la parte visible de Argentina– era la “París de Sudamérica”, las calles llenas de gozo y patriotismo, fueron visitadas por invitados muy especiales, autoridades y personalidades de las artes, ciencias y letras, hubo festejos magníficos, edificios llenos de luces (a medias, por el sabotaje de los empleados eléctricos), monumentos grandiosos nuevos ubicados en distintos puntos del país, hubo exposiciones muy interesantes, ceremonias muy protocolares y elegantes durante el año y la ciudad de Buenos Aires, anfitriona de la Patria Grande, fue condecorada con una modernización sin precedentes.
Para tener calmada a la prole anarquista y sindicalista, por otra parte, el gobierno optó por una represión brutal que combinaba perfectamente con un estado de sitio que duró cinco meses.
Así Argentina cumplía sus cien primeros añitos: sin Congreso de la Nación, reprimida, en estado de sitio, pero eso sí: con una Buenos Aires mas hermosa de lo que estuvo jamás.-

La Patria cumple 200 años, se viene el bicentenario.
¿A como estamos? A una semana de la fecha clave estamos.
El gobierno de Manuel Quintana había sido designado por los notables. El actual gobierno fue designado por el ex Presidente de la Nación, Nestor Carlos Kirchner. Luego, el pueblo soberano eligió a la candidata, la entonces Senadora Cristina Elizabeth Fernandez de Kirchner, y de manera indivisible, al vicepresidente, Julio Carlos Cleto Cobos. Elección que desde 1994, atendiendo a la distribución demográfica tan particular de la argentina y a los artículos 94 de la Constitución Nacional y el 148 del Código Electoral Nacional, solo se decide en “la city porteña” y sus alrededores, (lo que está inmediatamente después de la frontera, dijeron en América Noticias. Frontera, para ellos, la General Paz): el Gran Buenos Aires.
Volviendo. ¿A alguien le suena representativo eso?
De Federal ni hablemos. ¿Republicano?
Lo cierto es que otra vez la cara visible del país se esta poniendo hermosa, calles cortadas por arreglos, sin piquetes, sin madres ni abuelas de plaza de mayo reclamando.
Un lujito. ¿Cuanto nos va a salir esto?
Empieza a ser tiempo de que dejemos de maquillar al país y le demos mas bolilla al estómago, a los pulmones y al corazón, ¿no les parece? Porque a los muertos también se los arregla para el cajón, y nadie duda que estén muertos.
Sin embargo, yo también me sumo a los festejos de los doscientos años desde el primer gobierno patrio (¡Feliiiz, feliz en tu día… Patria mía que Dios te bendiga! [?), y muero por ver, en el 2053, cuando le festejen el cumpleañitos a la tan ultrajada constitución nacional. Eso va a ser hipocresía.-
Salud, argentinos.

Hacete fan :)